Logo San Jorge   HERMANDAD DE SAN JORGE M�RTIR
  C/ Obispo Pi�era 2
  Aldea del Rey (Ciudad Real)
  e-Mail:
 
  F�lix.

 


      23 de Abril de 2010

PREG�N DE FIESTAS DE SAN JORGE 2010.
Don Miguel, P�rroco de Nuestra Iglesia, Sr. Alcalde Presidente, miembros de la Junta Directiva de la Hermandad de San Jorge M�rtir y a vosotros, aldeanos y aldeanas y a todos los que ven�s de fuera, muy buenas noches.

Representa para m� un gran honor haber sido designado este ano para dar el Preg�n de inicio y bienvenida a las fiestas de nuestro patr�n San Jorge, fiestas de las que hace muchos anos soy, como muchos de vosotros, un ferviente seguidor.

Ante de entrar en el contenido de mi preg�n, permitidme que me acuerde de una persona muy especial, una persona que me regal� el lazo que orgullosamente luzco en mi pecho, que creo que muchos de vosotros sab�is qui�n es, como tambi�n conoc�is que hoy se siente especialmente orgullosa de que sea yo quien se dirija a vosotros como pregonero, orgullo y alegr�a que se une a otro acontecimiento acaecido en este mes que, como conoc�is muchos de vosotros, ha sido la celebraci�n de la boda de mi hija.

Como de todos es conocido, la vida de San Jorge, nuestro Patr�n, fu� verdaderamente emocionante. Aunque algunos historiadores citan como lugar de su origen la Capadocia, actualmente una regi�n turca, la mayor�a de los mismos citan como lugar de nacimiento un pueblo de Israel, llamado Lida, seg�n consta en la incripci�n de su tumba en Grecia.

A lo largo de su vida se vi� envuelto en acontecimientos verdaderamente interesantes que ya avanzaban tanto la grandeza como la santidad de este personaje. Y de todos ellos, destaca la muerte de un drag�n que, seg�n la leyenda, ten�a atemorizados a los vecinos de la ciudad de Silene, atacando, sin distinci�n a ninos, hombres y mujeres.

Cuentan las cr�nicas que el drag�n exigi� como tributo para dejar de asustar a los Silenios (permitidme la invenci�n de tal gentilicio) que se le ofreciera en sacrificio a la hija del Rey de la ciudad, quien quiso sustituir a la misma por otras bellas j�venes de su reino, a lo cual sus s�bditos se negaron ante el temor de que siguieran las matanzas del drag�n. Finalmente el Rey accedi� al sacrificio de su hija a la que abandon� fuera de las murallas de la ciudad para que el drag�n la apresara. Fue en ese momento cuando San Jorge lleg� a la ciudad encontr�ndose con la desconsolada doncella, a la que le pregunt� cual era su pena y por qu� lloraba, lo que ella realiz� cont�ndole la historia del drag�n.

San Jorge se ofreci� a ayudarla, a ella y a la ciudad, pidiendo a cambio que para el supuesto de que venciera al drag�n, la ciudad y sus habitantes tomaran como �nico Dios al Dios de los cristianos. As� lo prometieron los ciudadanos de Silene y San Jorge, encomend�ndose a Dios, se dispuso a luchar contra el drag�n, al que finalmente logr� atravesar con su espada, aunque tambi�n se alude a que esto mismo ocurri� con la lanza, aunque lo verdaderamente importante fue el triunfo sobre el drag�n, o lo que es lo mismo del bien sobre el mal.

Despu�s de esta hazana San Joge se dedic� a divulgar el cristianismo y dado que era una �poca muy mala para presumir de cristiano, fue hecho prisionero y finalmente muerto por orden del gobernador romano llamado Daciano, lo que ocurri� en el ano 303 de nuestra era. Dice la leyenda que en el momento del ajusticiamiento por un soldado romano, y tras ser decapitado San Jorge, de all� donde su sangre derramada cay� brotaron multitud de rosas. Este hecho milagroso y otros que fueron conocidos con posterioridad hicieron que San Jorge fuera canonizado por el papa Gelasio I, concr�tamente en el ano 494 de nuestra era.

As� pues, como veis la historia de San Jorge es una historia de orgullo y superaci�n, como tambi�n lo es la historia de nuestro pueblo, Aldea del Rey que ha sabido mantener a lo largo de la historia sus tradiciones y su propia personalidad, poblaciones - Ciudad Real, Almagro, etc. - que por su importancia demogr�fica, lo l�gico hubiera sido que hubieran absorbido a los habitantes de nuestro pueblo, lo que no ha sido as� dado que en los �ltimos anos, Aldea del Rey no solo ha visto reducida su poblaci�n, sino que la ha incrementado, lo que significa que este pueblo tiene algo que te atrae, algo que una vez que lo has visitado y has disfrutado de sus gentes hace que ya forme parte de tu coraz�n, como nos ha pasado a mi mujer y a m�, y a nuestros tres hijos que aunque podamos estar lejos, de todo coraz�n nos consideramos aldeanos y volvemos cuantas veces podemos para disfruta de nuestro pueblo y de sus habitantes, vosotros mis queridos amigos.

No quiero cansaros m�s con mis palabras, puesto que si me dejaran podr�a estar hablando durante mucho tiempo de las bondades de mi pueblo y de sus gentes, por eso s�lo me resta desearos de todo coraz�n que disfrut�is, en amor y compana, como se dir�a en castellano antiguo, de las fiestas de nuestro patr�n y de nustro pueblo.

As� que sin m�s,

!!VIVA SAN JORGE!!

!!VIVA ALDEA DEL REY!!

       
     
F�LIX.